Publicado 05.10.2011 | No hay comentarios

Hoy en nuestro blog del motor os contamos algo de la historia de Hyundai, fabricante coreano, cuyo nombre traducido al español significa "Maravilla Moderna". Los Hyundai son coches sencillos, resistentes y que destacan por su bajo coste.Creada en plena recuperación del país tras el conflicto bélico, Hyundai se puso en manos de Ford, que mediante una de sus filiales en el Reino Unido, le ayudó a poner en marcha su planta de producción. Gracias a los componentes mecánicos de Ford y al diseño de ItalDesing, Hyundai lanzó su primer modelo propio, el Pony.Presentado en Turín, en 1974, el Pony inició su exportación tan sólo dos años más tarde. El Pony se asentó en el mercado nacional, a la par que Hyundai fabricaba bajo licencia el Ford Taunus y el Granada. Con la intención de evolucionar y acceder a las últimas tecnologías, Hyundai firmó un acuerdo con el constructor japonés Mitsubishi y a partir de ese momento su crecimiento fue espectacular. Ya en el año 1984 el montante de las exportaciones alcanzó cantidades astronómicas y siguió aumentando en los años posteriores; gracias a la fuerte entrada en el mercado norteamericano de la segunda generación del Pony y de la nueva berlina Steller. La conquista del mercado europeo fue más lenta, pero al final se produjo, gracias sobre todo al competitivo precio de los modelos de la marca coreana.Su fábrica principal situada en Ulsan alcanzó la cifra de 1,3 millones de vehículos construidos al año, y en la actualidad es una de las más grandes del mundo, con cinco módulos de producción y una infraestructura muy similar a la de cualquier ciudad (parque de bomberos, tiendas, hospitales…). En su país de origen, Hyundai, fabrica además vehículos de gran tamaño, que no son otros que Mitsubishi fabricados bajo licencia, lo que le permite controlar el mercado sin apenas oposición abarcando todos los segmentos.El buen ritmo de las exportaciones permitió a Hyundai poner en marcha la planta de Asan, construir un moderno centro de investigación en Namyang, un centro de diseño en California y líneas de montaje en Indonesia y Botswana. En el año 1991, Hyundai, desarrolló su primer motor de cuatro cilindros sin ayuda externa, cada vez era menos dependiente del gigante japonés.A finales de los 90, la economía de Corea se hundió. Hyundai aguantó el mal momento ya que era la menos endeudada y la que menos dependía del mercado nacional. Aprovechó la ocasión para hacerse con KIA, desarrolló modelos para los nuevos mercados de todocaminos y monovolumenes, adaptó sus modelos a los mercados a los que vendía; motores diésel para Europa y modelos de mayor tamaño para los Estados Unidos. Ahora la firma se encuentra totalmente consolidada y sus modelos ganan en calidad, manteniendo unos precios de venta muy ajustados.

Comentarios

Dejar un comentario

* Campos obligatorios